Lluís Vila

Archive for 29 abril 2009|Monthly archive page

Modalización y la impersonalización

In 2. ESTUDIO DE LA LENGUA, 2.7 Modalización y la impersonalización on abril 29, 2009 at 1:33 pm

Aquí tenemos el tema de la modalización perfectamente desarrollado. La impersonalización consiste en construir el discurso con oraciones impersonales del tipo: se cree…, son conocidas…, la  teoría afirma… etc. que imprimen un tono más objetivo a nuestro discurso

Nosotros vamos a buscar los rasgos modalizadores y de impersonalización en siguiente texto:

actividad

Anuncios

Deixis

In 2. ESTUDIO DE LA LENGUA, 2.6 Deixis on abril 29, 2009 at 1:08 pm

En Pragmática, las expresiones deícticas dependen, para su correcta interpretación, del contexto del hablante, sobre todo del contexto físico, de los elementos extralingüísticos. Si alguien nos dice: “tendrás que llevarlo allí mañana” y no conocemos el contexto, no seremos capaces de entender a qué se refiere la oración.

Es, pues, la facultad que poseen las palabras denominadas deícticas o deícticos: los pronombres, algunos determinantes y algunos adverbios, de hacer referencia a una palabra que ha aparecido antes (deíxis anafórica) o aparecerá después (deíxis catafórica) o de señalar circunstancias espaciales, personales y temporales, como se ha podido ver.

La llamada deíxis exofórica es aquella en la que el referente al que alude el pronombre es extralingüístico, es decir, se sitúa en la situación comunicativa real, por ejemplo los pronombres personales que señalan el emisor (la primera persona) y al receptor (la segunda persona).

La deíxis de la fantasía o deíxis ad fantasma es el señalamiento a objetos no presentes en la situación de discurso. Se realiza en el plano de la memoria, o la imaginación: “En aquellos años eso era corriente”:

  • Ejemplo de deíxis anafórica: “Luis se peina” (el pronombre reflexivo se refiere al nombre “Luis” anterior)
  • Ejemplo de deíxis catafórica: “Le dijo algunas cosas a Luis” (el pronombre le se refiere al nombre “Luis” posterior).

La wikipedia nos ofrece esta definición básica de la deixis, y en este blog de Manuel Cerezo Arriaza tenemos una explicación mucho más constructiva de lo que significa este concepto complejo que, sin embargo, está en la base del lenguaje humano.
¿Qué deixis espacial y personal opera en este conocidísimo cuadro de Velázquez? ¿Dónde está el “aquí”, el “allí”, quién es el que observa?
ve_meninas

Según se refieran a personas, objetos, lugares o espacios temporales, clasificación de la deixis:

* La deixis social es una expresión deíctica que se refiere a un participante. Puede tener una función distintiva en la relación social, como por ejemplo la expresión de cortesía «usted» en contraste con la expresión «tú».
* La deixis personal es aquella expresión deíctica que se refiere al papel que desempeña un participante. Estas deixis pueden ser de primera, segunda o tercera persona. Algunos ejemplos de deixis de primera persona son los siguientes pronombres y determinantes «yo, nosotros, nuestro, mi, mío, míos».
* La deixis de lugar es una expresión deíctica que sitúa un participante en el espacio e indica cercanía o lejanía, como por ejemplo «aquí, allí, ahí».
* La deixis de tiempo es un referente temporal en relación con un momento en particular que suele ser el instante en que se articula el mensaje.

Marcadores discursivos

In 2. ESTUDIO DE LA LENGUA, 2.5 Marcadores discursivos on abril 29, 2009 at 12:31 pm

Isabel Almar Torró, nos ofrece esta magnífica explicación de lo que son los marcadores discursivos y su categorización, y además nos la regala colgándola en Internet. La incluyo aquí íntegra, porque me parece que a parte de ser relativamente exhaustiva y muy correcta, está escrita en un tono y con un grado de dificultad muy adecuado a vuestro nivel.

Los marcadores discursivos son un conjunto heterogéneo de elementos, formado por conjunciones, adverbios, locuciones conjuntivas o incluso sintagmas o expresiones lexicalizadas, que actúan en el texto como engarces entre diferentes ideas, incisos, frases y párrafos, mostrándonos o haciéndonos ver las diferentes conexiones y relaciones que existen entre las diferentes partes del discurso.

Gracias a ellos, percibimos el texto como un algo coherente y unitario, porque, entre otras cosas, sirven para estructurar el texto y guiar al lector. Suelen ocupar las posiciones más importantes del texto (inicio de párrafo o frase), de esta manera el lector puede distinguirlos de un vistazo, incluso antes de empezar a leer, y hacerse así una idea de la organización del texto.

Entre sus funciones cabe destacar que marcan los puntos más importantes del discurso; hacen visibles las relaciones estructurales del contenido; favorecen la localización de la información; proporcionan fuerza y cohesión, y garantizan en todo momento la continuidad del discurso.

Su correcta utilización nos ayuda a ser más claros y directos en nuestras exposiciones, y a que el lector comprenda mejor todo aquello que queremos comunicarle. No obstante, no olvidemos que un uso excesivo de ellos puede atiborrar la prosa, y hacer que los marcadores se conviertan en meras cuñas.

Como simple muestra de las funciones que pueden llegar a desempeñar y de su gran utilidad, sirva la siguiente recopilación. Se trata de una serie abierta, y que no pretende ser en ningún momento exhaustiva, dada la gran cantidad de partículas que existen de este tipo:

·Introducir el tema del texto:
El objetivo principal es, nos proponemos exponer, este texto trata de, nos dirigimos a usted para…

·Iniciar un nuevo tema:
Con respecto a, por lo que se refiere a, otro punto es, en cuanto a, sobre, el punto trata de, en relación con, acerca de, por otra parte, en otro orden de cosas, en lo que concierne a, en lo concerniente a, en lo tocante a, en lo que atañe a…

·Marcar o señalar un orden:
En primer lugar, en último lugar, en último término, primero, segundo, primeramente, finalmente, de entrada, ante todo, antes que nada, para empezar, luego, después, además, al final, para terminar, como colofón…

·Indicar opinión:
A mi juicio/entender/parecer/modo de ver/criterio, a juicio de los expertos/de muchos, según mi punto de vista, en opinión de muchos/de la mayoría…

·Distinguir, restringir o atenuar elementos:
Por un lado, por otra parte, en cambio, sin embargo, ahora bien, no obstante, por el contrario, al fin y al cabo, a/en fin de cuentas, verdad es que, aún así, no obstante…

·Continuar sobre el mismo punto:
Además, luego, después, asimismo, a continuación, así pues, es más, incluso, cabe añadir, cabe observar, otro tanto puede decirse de, algo parecido/semejante ocurre con, a continuación…

·Hacer hincapié o demostrar:
Es decir, en otras palabras, dicho de otra manera, como se ha dicho, vale la pena decir, vale la pena hacer hincapié, debemos hacer notar, lo más importante es, la idea central es, hay que destacar, debemos señalar, hay que tener en cuenta, o sea, esto es, en efecto, la verdad es que, lo cierto es que, sin duda, tanto es así que…

·Detallar o ejemplificar:
Por ejemplo, verbigracia, en particular, en (el) caso de, a saber, como ejemplo, como muestra, pongo por caso, tal como…

·Explicación o matización:
Es decir, esto es, a saber…

·Para indicar adición:
Y, además, encima, de igual forma…

·Rectificación:
Bueno, o sea, mejor dicho, rectificando…

·Digresión:
Por cierto, a propósito…

·Restricción:
Si acaso, hasta cierto punto…

·Énfasis, intensificación:
Pues sí que, claro que, es más, más aún, máxime…

·Para indicar una relación de tiempo:
Antes, ahora mismo, anteriormente, poco antes, hace un rato, al mismo tiempo, simultáneamente, en el mismo momento, entonces, después, más tarde, más adelante, a continuación, acto seguido, tan pronto como, en tanto que…

·Para indicar una relación de espacio:
Más arriba/más abajo, encimna/debajo, delante/detrás, derecha/izquierda, en medio/en el centro, cerca/lejos, dentro/fuera, en el exterior/en el interior, de cara/de espaldas…

·Para indicar causa:
Porque, visto que, a causa de, por razón de, con motivo de, ya que, puesto que, gracias a que, por culpa de, a fuerza de, pues, como, dado que, considerando que, teniendo en cuenta que…

·Para indicar consecuencia:
Como consecuencia, a consecuencia de, en consecuencia, por consiguiente, consiguientemente, por tanto, así que, de ahí que, de modo que, de suerte que, por lo cual, la razón por la cual, por esto, por ende, pues, conque, total que…

·Para indicar condición:
A condición de (que), en caso de (que), siempre que, siempre y cuando, con solo (que), en caso de (que), con tal de (que), si…

·Para indicar finalidad:
Para que, en vistas a, con miras a, a fin de (que), con el fin de (que), con el objetivo de, a fin y efecto de (que), con la finalidad de…

·Para indicar oposición (adversativas):
En cambio, antes bien, no obstante, ahora bien, por contra, con todo, por el contrario, sin embargo, de todas maneras…

·Para indicar objeción (concesivas):
Aunque, si bien, a pesar de (que), aun + gerundio, por más que, con todo…

·Para resumir o concluir:
En resumen, como conclusión, recapitulando, en pocas palabras, en una palabra, en resumidas cuentas, brevemente, globalmente, recogiendo lo más importante, en conjunto, sucintamente, en suma, en/como conclusión, para terminar o finalizar, finalmente, así pues, en definitiva, en fin, por fin, bueno, a fin de cuentas, por último…

Para finalizar y a continuación, propongo una serie de alternativas para el verbo “decir” que, sin duda también nos serán útiles en nuestras exposiciones: afirmar, insistir en (que), sostener (que), enumerar, cuestionar, declarar, reiterar, discutir, elaborar, preguntar, explicar, exponer, desarrollar, aseverar…

Complemento circunstancial

In 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.4 El predicado verbal, 2.4.4.5 Complemento circunstancial on abril 29, 2009 at 10:40 am

El Complemento circunstancial (aditamento según la terminología de A. Llorach) se trata de un complemento verbal no exigido, y por lo tanto añadido, que posee un valor adverbial. Puede estar formado por  un sintagma adverbial, un sintagma nominal o un sintagma preposicional que señale alguna circunstancia semántica del verbo.

Estos sintagmas pueden ser sustituidos entre ellos, de manera que un buen método para reconocer el complemento circunstancial es probar a sustituirlo por un adverbio o por un sintagma preposicional.

Ej: El niño está en el jardín: sustituimos en el jardín por un adverbio = El niño está allí. Aquí tenemos un CC.

Los americanos comen con las manos = Los americanos comen así

Ana llegó el martes por la tarde = Ana llegó entonces

María cerró fuertemente: en este caso sustituimos el adverbio por un sintagma preposicional = María cerró con fuerza

La vida es así = La vida es de este modo

Otra característica que puede ayudarnos a reconocer el Complemento circunstancial es la de que, al ser un “añadido”, su movilidad en la oración es relativamente fácil y no necesita de marcas específicas. Así, podemos decir María se cayó allí o allí se cayó María, sin modificar prácticamente  el grado de aceptabilidad.

Complemento predicativo

In 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.4 El predicado verbal, 2.4.4.4 Complemento predicativo on abril 21, 2009 at 4:31 pm

Muchos verbos predicativos admiten un complemento que funciona como un adjetivo que concuerda con el sujeto: la luna lucía espléndida. Se trata de un complemento que incide tanto en el sujeto conmo en el verbo.
En ocasiones tiene forma de sintagma preposicional: Trabaja de vendedora.
También se llama complemento predicativo del CD, cuando concuerda con él en género y número: Los inquilinos dejaron vacío el apartamento. Fijaos que al pronominalizar esta última oración da: Los inquilinos lo dejaron vacío, donde vacío afecta al complemento directo pero sin formar parte de él, ya que no se puede incluir en el pronombre.

El complemento indirecto

In 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.4 El predicado verbal, 2.4.4.3 El complemento indirecto on abril 21, 2009 at 11:38 am

El complemento indirecto precisa el destinatario de la acción significada por el verbo. En otras palabras, el complemento indirecto es algo que el verbo hace sobre algo o sobre alguien:

María peina el blanco manto a su perro

La prueba irrefutable para detectarlo es denuevo

– La PRONOMINALIZACIÓN. En este caso con los pronombres “le” o “les”, tanto para el masculino como para el femenino. Un aspecto curioso de este “le” del complemento directo es que, sin cambiar su naturaleza, se modifica por “se” cuando pronominalizamos simultáneamente en la misma oración el CD y el CI: Juan compra un reloj a María= Juan le compra un reloj= Juan se lo compra.

– También se puede detectar porque requiere de las preposiciones “a” o “para” (siempre que indique destinatario y no finalidad).

Juan compra una casa a María; María compra chucherías para sus sobrinos.

El complemento directo

In 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.4 El predicado verbal, 2.4.4.2 El complemento directo on abril 21, 2009 at 11:26 am

El complemento directo (CD), igual que el de régimenacota o concreta el significado del verbo en la oración predicativa. Detectarlo no siempre es tarea fácil. Yo recomiendo seguir dos pasos fundamentales:

– PRONOMINALIZACIÓN. Se trata de la única prueba irrefutable para detectar el CD. El problema es que no siempre es fácil de realizar. Consiste en sustituir el supuesto CD por un pronombre personal de tercera persona lo, la, los,las: Compro pan (lo compro), Compro casas (las compro). Si es posible la pronominalización TODO LO QUE DESAPARECE SUSTITUIDO POR EL PRONOMBRE SERÁ EL CD.

Cuál es el problema Saber pronominalizar bien.

Inténtalo en estas oraciones:

María pega el cartel

María conoce a Marta

María conoce a Julián

María oye sonar las campanas

María peina a su perro

María peina el  blanco manto a su perro

Como veis, en los casos de CD de persona masculino, cabe la posibilidad de pronominalizar por “le”, que es el pronombre propio del complemento indirecto. Se trata de un error que ha sido aceptado por la RAE pero que en este caso provoca confusión. Yo lo que hago es tratar de llevar el CD al género femenino para salir de dudas: si la pronominalización en femenino me da “la”, se trata de un CD. (Ahora solo queda que no digáis “Juan pega a María”= “Juan LA pega”, y ya lo tenéis).

– La otra marca indiscutible del CD es que no lleva preposición, de no ser que se trate de un CD de persona en cuyo caso solo acepta la preposición “a”. Esta marca, como veis, reduce considerablemente la cantidad de posibles CD que os podáis encontrar.

El complemento de régimen

In 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.4 El predicado verbal, 2.4.4.1 El complemento de régimen on abril 21, 2009 at 10:35 am

El complemento de régimen (RG) es un complemento necesario para que el verbo adquiera todo su sentido. Se trata de un complemento sin el cual el verbo no pierde su significación pero que no es prescindible si queremos mantener el sentido de la oración.

Es muy fácil de detectar pero tiene el problema de que no es tan frecuente como otros y en ocasiones podemos llegar a confundirlo.

Se caracteriza por estar formado por un sintagma preposicional en el que la preposición está determinada por el mismo verbo. Se trata de un complemento que viene determinado por una serie de verbos que requieren de una preposición específica:

desconfiar es uno de ellos  porque siempre requiere la preposición “de”: desconfío de algo. Aquí hay otros pocos.

Verbos copulativos

In 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.3 el predicado nominal, 2.4.3.1 Verbos copulativos on abril 21, 2009 at 10:16 am

Los verbos copulativos, por tanto son aquellos que no tienen un significado pleno sin su atributo. Tradicionalmente se habla de cuatro: ser, estar, parecer y semejar. Pero hay que tener en cuenta que muchos verbos pueden actuar eventualmente como verbos copulativos y viveversa. El verbo “estar”, cuando tienen un valor locativo funciona como un verbo predicativo normal.

María últimamente está cansada significa practicamente lo mismo que María últimamente anda cansada. En este caso “anda” actúa como verbo copulativo.

En cambio, en María está en Madrid, el verbo “estar” funciona como un verbo predicativo normal. Al fin y al cabo en este caso “estar” ya indica una acción, mientras que el complemento solo matiza dónde se está. Fijaos también en que el complemento “en Madrid” no cambia de número con el sujeto como le ocurre al Atributo: María y Pepe están cansados / Pepe está cansado.

Y por supuesto no confundáis el verbo ir con el verbo ser: María fue vedette, frente a María fue a Concentaina.

El predicado verbal

In 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.4 El predicado verbal on abril 21, 2009 at 10:01 am

Las oraciones de predicado verbal son aquellas cuyo verbo basta para contituir por sí mismo el predicado porque tiene un significación plena: María cantó.

Los complementos del predicado verbal precisan  y complementan este significado:

María cantó bien

María cantó aquella canción

María cantó para su padre

María cantó angustiada

¿Podrías determinar qué complemento aparece en cada una de estas oraciones?

El predicado nominal. Oraciones copulativas

In 2.2 categorías gramaticales, 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.3 el predicado nominal, Uncategorized on abril 7, 2009 at 4:12 pm

Entre las oraciones Sandra es tímida y Sandra toca el violín hay una difencia importante. En la primera, el verbo es apenas tiene significado y va acompañado de un complemento –tímida-, que lo completa y concuerda con él en género y número. Si variase el sujeto, también debería varíar el complemento. Hasta este punto son interdependientes en este caso verbo y complemento.
En el segundo caso el verbo posee un significado completo y su complemento el violín no mantiene relación de concordancia con el verbo: Sandra y Luis tocan el violín

Así pues, se llama predicado nominal el constituido por un verbo copulativo que carece de significación y por un complemento llamado atributo. El atributo dota de sentido al predicado. Las oraciones formadas por un predicado nominal se denominan copulativas o atributivas.

En el predicado nominal solo pueden aparecer, además del atributo, otros dos complemenots: el indirecto y el circunstancial… pero ya ampliaremos esta cuestión cuando expliquemos estos complementos.

Fuente:

José María Echazarreta Arzac

Ángel Luis García Aceña

Editex.

Oraciones impersonales

In 2. ESTUDIO DE LA LENGUA, 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.1 El sujeto de la oración, 2.4.2 Oraciones impersonales on abril 7, 2009 at 2:32 pm

Hay oraciones en las que el sujeto no se especifica porque se desconoce o porque resulta innecesario o indiferente. Estas oraciones se denominan impersonales, y su sujeto no está omitido, sino que no está.
Impersonales ocasionales: se construyen con cualquier verbo en tercera persona del plural: Dicen que va a hacer mucho calor este verano; Pedían muchos millones por el piso.

– Otro tipo de oraciones impersonales son las denominadas unipersonales, es decir, formadas por verbos conjugados en una sola persona y número.
– Las que se refieren a nociones meteorológicas: no nieva desde diciembre
– Las compuestas por verbos que no son unipersonales (haber, hacer, ser, estar, bastar) pero que en algunas expresiones funcionan como tales. Habrá buenos manjares en la boda; El jueves hará cuatro años que se casó; Es tarde para salir.
– Las construcciones impersonales con se: En este pueblo se hbala mal de todo el mundo; Se duerme bien en esta cama; Se vende máquina de escribir.

El sujeto de la oración

In 2. ESTUDIO DE LA LENGUA, 2.4. Funciones sintácticas, 2.4.1 El sujeto de la oración on abril 7, 2009 at 2:17 pm

Toda oración está formada por dos elementos constituyentes principales: el sujeto y el predicado.
Para que exista la oración basta con el verbo en forma personal (por ejemplo Bailó), los morfemas del verbo indican la persona y el número del sujeto. Por lo tanto la presencia del sujeto tiene un carácter opcional. Cuando no aparece explícito decimos que se trata de un sujeto omitido, pero esto no significa que la oración carezca de sujeto.

Para reconocer el sujeto de una oración lo único que debemos hacer es buscar el elemento que concuerda con el verbo.
El sujeto concuerda con el verbo en número y persona. Al modificar los rasgos de número o persona del sujeto, el verbo ha de cambiar necesariamente sus morfemas.
Rosa bailó
Rosa y Francisco bailaron
La película me gustó
Las películas me gustaron

Advertencia:

La única pega que puede tener esta prueba es el caso del Atributo en las oraciones copulativas (aquellas cuyo verbo principal el ser, estar, parecer, semejar), que sin ser sujeto tiene también esta característica de concordancia.
Está agotada / Están agotadas
En estos dos casos el sujeto está omitido y agotada / agotadas tiene la función de Atributo.
Salvando esta posible confusión, la prueba de la concordancia os servirá para reconocer todos los sujetosb

Funciones sintácticas

In 2. ESTUDIO DE LA LENGUA, 2.4. Funciones sintácticas on abril 7, 2009 at 1:57 pm

Si las categorías gramaticales fueran los actores en activo en la industria cinematográfica, las funciones sintácticas serían los papeles que estos actores desempeñan en cada película u oración. Es importantísimo no confundir nunca categoría con función ya que cada categoría (verbo, por ejemplo) puede desempeñar, según la oración una función u otra. Por ejemplo, en Es maravilloso el cantar de los pájaros, “cantar”, que pertenece a la categoría verbo, cumple la función sintáctica de núcleo del sujeto, mientras que en Los pájaros cantan de maravilla, “cantan”, de nuevo un verbo, cumple la función de núcleo del predicado, y en Los pájaros están cantando, “cantando” es un atributo, mientras que en Me encanta ver cantando a los pájaros, hace la función de núcleo del complemento circunstancial.

Oración y enunciado

In 2. ESTUDIO DE LA LENGUA, 2.3 Oración y Enunciado on abril 7, 2009 at 1:46 pm

La oración es la unidad mínima con significado completo. Presenta una estructura unitaria desde el punto de vista fónico, gramatical y de significado:
– Unidad de entonación. Está delimitada por dos pausas (inicial y final) y acompañada por una curva de entonación. El tono final determina el modo de la oración: enunciativa, la pausa final; interrogativa, tono final ascendente y exclamativa con final brusco y en descenso.
– Unidad estructural. Es autónoma e independiente, no depende de otros elementos.
– Transmite una comunicación de sentido completo.

Los Enunciados (también considerados frases en algunas gramáticas) se caracterizan por carecer de un verbo explícito en forma personal. En realidad, esto se debe normalmente a una elipsis de elementos sobreentendidos o por referencias a otras oraciones anteriores.
Dentro de los enunciados se incluyen también interjecciones, refranes, fórmulas de cortesía y construcciones donde no aparece el verbo, p. ej. ¡Qué cara más dura!, Prohibido el paso, etc.