Lluís Vila

Archivos de la categoría ‘1.3.3 Tipologías textuales’

Texto descriptivo

In 1.3. El Texto, 1.3.3 Tipologías textuales, 1.3.3.4 Texto descriptivo on febrero 11, 2009 at 12:20 pm

La descripción no requiere mayor ídem. Ésta es una definición muy difundida:
Secuencia comunicativa en la que el emisor pretende mostrar cómo es un ser, un objeto o una realidad.
Los textos descriptivos suelen ser secuencias textuales que se incluyen dentro de otro texto (narración, exposición, …).

Sus características lingüísticas más destacadas son:

- Predominio de adjetivos ya que es la categoría que nos permite conocer las cualidades o propiedades del objeto.
- Verbos de estado en presente o imperfecto de indicativo
- Uso de comparaciones, metáforas, …
- Se utilizan oraciones copulativas o atributiv
- Conectores espaciales.
Su estructura seguirá un orden espacial siempre que se describan objetos, lugares, seres… aunque si lo que puede usar otros ejes como el lógico o el temporal si se trata de la descripción de estados de ánimo, o si existe una intención poética.

Texto Narrativo

In 1.3. El Texto, 1.3.3 Tipologías textuales, 1.3.3.3 Texto narrativo on febrero 11, 2009 at 11:40 am

Un texto narrativo es fácil de detectar; principalmente se caracteriza por ser el relato de acontecimientos de diversos personajes, reales o imaginarios, desarrollados en un lugar y a lo largo de un tiempo. Por supuesto esto lo convierte en un tipo de texto muy apto para la construcción novelesca así como para el relato de sucesos propio del periodismo.

Sus características lingüísticas:

- Predominio del verbo.

- Uso de tiempos pasados o de presente histórico.

- Uso de conectores temporales.

La estructura del texto deja de ser necesariamente lógica en este tipo de secuencias textuales y se limita casi siempre a seguir un orden temporal, ya sea este lineal, retrospectivo o truncado.

Aparece una noción en el texto narrativo que hasta ahora no había tenido mayor importancia:  el narrador. El emisor que tiene que contar unos hechos, puede elegir la perspectiva desde la que contarlos y así aparecen los distintos tipos de narrado que en su día explicamos.

Aquí os dejo este interesante “slideshare” sobre los textos narrativos, que incluye muchas de estas reflexiones y más.

Texto argumentativo

In 1.3. El Texto, 1.3.3 Tipologías textuales, 1.3.3.2 Texto argumentativo on febrero 11, 2009 at 11:33 am

El texto argumentativo es también interesante porque muchos textos académicos adoptan esta tipología predominantemente en sus secuencias textuales. Es una tipología que se parece mucho a la expositiva por una sencilla razón: cuando argumentamos queremos sonar convincentes, y todo lo que se diga con aspecto de objetividad, con léxico especializado, utilizando el valor informativo de las palabras, y los valores intemporales del presente suena más creíble.

Un texto argumentativo se define sencillamente como un texto subjetivo cuyo propósito es defender una opinión, suelen tratarse de textos en los que se pretende que el lector piense de una determinada manera. Atendiendo a esta definición ya podéis decirme qué ámbito de uso y que intención comunicativa seran las características de este tipo de textos.

En cuanto a sus características lingüísitcas, las que ya tenéis en el esquema que dimos en clase:

- Inclusión del destinatario

- Predominio de oraciones complejas: causales, consecutivas, concesivas y condicionales.

- Modalizaciones.

- Empleo de conectores causales y contrastivos y de operadores discursivos.

La estructura será como en el expositivo, una secuencia de ideas que se suceden de manera lógica. No será extraño que muchos textos argumentativos contengan secuencias puramente expositivas para reforzar, como hemos dicho, su credibilidad.

Texto expositivo

In 1.3. El Texto, 1.3.3 Tipologías textuales, 1.3.3.1 Texto expositivo on febrero 11, 2009 at 11:06 am

Uno de las tipologías más importantes, ya que es muy probable que en el examen aparezca un texto en el que predomine el tipo de secuencia expositiva. Digamos que un texto en el que el autor trasmite información para mejorar los conocimientos del destinatario sobre algún tema es un texto expositivo. En los textos expositivos predomina la explicación objetiva de conceptos y fenómenos.

Vosotros, que ya sabéis muchas cosas, si pensáis un poco y miráis en el índice, seguro que podéis decirme cuál será la intención comunicativa y el ámbito de uso más común para los textos expositivos. Esto nos ayudará a hacer una parte del comentario. Pero como hemos dicho, el tipo de información es algo que debe demostrarse con evidencias lingüísticas y éstas son las más comunes:

- Orden lógico en las oraciones, que son, generalmente, enunciativas.

- Adjetivación especificativa.

- Uso del presente con valor intemporal.

- Estructuras impersonales.

- Predominio de la denotación (valores informativos de las palabras).

- Léxico especializado.

- Citas de otros autores.

- Conectores que enumeran, comparan, ordenan cronológicamente, expresan causa o consecuencia…

Adema de estos rasgos, puede ser de gran ayuda reconocer la estructura del texto que suele ser “lógica”, es decir, ordenada por conceptos que se suceden y no por un eje cronológico o espacial, y además estos conceptos pueden estar ordenados de lo general para llegar a lo particular (deductiva), de lo particular para llegar a una conclusión (inductivo), o partiendo de una idea principal para reforzarla de nuevo en la conclusión (encuadrada).

Tipologías textuales

In 1.3. El Texto, 1.3.3 Tipologías textuales on febrero 3, 2009 at 12:42 pm

Por último, podemos clasificar los textos según el tipo de información. Por supuesto un texto no aporta  un solo tipo de información; cuando yo digo que sois unos “vagos maleantes”, no solo estoy exponiendo una realidad, además os estoy describiendo y estoy reforzando una argumentación en favor de que dejéis de jugar al Counter y que empiece la clase. Lo que ocurre es que si atendemos a la forma en la que se materializa la información, podemos decir que principalmente se trata de un tipo de información u otra. En el ejemplo de “sois unos vagos maleantes”, podemos decir que predomina la descripción, ya que tenemos un verbo copulativo de identidad y predomina el adjetiva calificativo.  Por supuesto, cuando se trata de determinar el tipo de información que aporta un texto completo, aún es más difícil concretar. Se habla entonces de “secuencias textuales”: siempre tendremos secuencias más narrativas, más descriptivas, más argumentativas… nuestra tarea consistirá en localizar esas secuencias y, en ocasiones, concluir cuál es la predominante.

Los tipos de información que podemos encontrar son los siguientes:

Exposición.

Narración

Descripción.

Argumentación.

Diálogo.

En este apartado del comentario ya no tenemos que atender tanto al contexto social en el que se inscribe el texto, como debíamos hacer cuando determinábamos el “ámbito de uso“, ni nos fijaremos tanto en la voluntad real del emisor, como hacíamos para determinar la “intención comunicativa“. Lo que aquí nos interesa es la información explícita, la realidad material del texto que tenemos en las manos, por lo tanto en esta fase tendremos que argumentar nuestra elección con evidencias de tipo formal: gramaticales, sintácticas, por los marcadores discursivos, etc.

Un ejemplo: Los pseudo programas que patrocinan otros programas, esos breves cortes supuestamente informativos sobre salud o economía después de los anuncios normales, tienen un claro ámbito de uso publicitario y una intención persuasiva, pero si atendemos al tipo de información que da, no podemos negar que se trata de textos “expositivos”, ya que prevalece la información llana, sin modalizar y sin apelar al espectador.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.